"Principio Acusatorio: Concepto y delitos homogéneos"

Analizamos en el presente post qué es el principio acusatorio y sus efectos, así como si una condena por un delito homogéneo al solicitado por la acusación podría llegar a infringir este principio básico del derecho penal o no.

Concepto del principio acusatorio

En esencia, el principio acusatorio lo que viene a garantizar es que nadie será acusado de algo de lo que no ha tenido conocimiento suficiente, y por tanto, asegurar que no recibirá un trato de desigualdad frente al acusador que le genere indefensión. Podría decirse que el principio acusatorio es el primer elemento del derecho de defensa que condiciona a todos los demás, pues malamente podría defenderse alguien de algo que no conoce en concreto.

 El TS por su parte tiene declarado sobre la cuestión aquí examinada que» el sistema acusatorio que informa el proceso penal especial exige que exista la debida correlación entre la acusación y la sentencia de forma tal que la defensa del imputado tenga oportunidad de alegar, proponer prueba y practicar en su práctica y en los debates, habiendo conocido con antelación suficiente aquello de lo que se le acusa, y sin que la sentencia de forma sorpresiva pueda condenar por algo de lo que antes no se acusó y respecto de lo cual consiguientemente no pudo articularse la estrategia exigida por la Ley en garantía de la posición procesal del imputado», de ahí que «la acusación ha de ser precisa y clara respecto del hecho y del delito por el que se formula y la sentencia ha de ser congruente con tal acusación sin introducir ningún elemento nuevo del que no hubiera existido antes posibilidad de defenderse «

También el mismo Tribunal ha precisado respecto al principio acusatorio, que “una reiterada jurisprudencia ha declarado que lo verdaderamente importante, para no vulnerar el principio acusatorio, es que el relato fáctico de la acusación sea respetado en líneas esenciales”.

Admisibilidad de condenar por delitos homogéneos

Así pues, se admite la posibilidad de que, sin variar los hechos esenciales objeto de acusación, se pueda condenar por delito distinto, siempre y cuando sea homogéneo con el inicialmente imputado.

En cuanto a qué entender pode delito homogéneo, la jurisprudencia se inclina por descartar concepciones formales en cuanto a la colocación de los tipos en la ordenación por títulos, capítulos o secciones de los textos legislativos, pues lo anterior no resulta especialmente relevante a los efectos del derecho de defensa.

Como señala la STS 1580/97 de 19 de diciembre, “para que pueda hablarse de una efectiva indefensión es necesario que los delitos sean opuestos en función de su naturaleza, sujetos intervinientes y modalidades típicas. (…) cuando los delitos alternativos tienen puntos de contacto evidentes y presentan una estructura análoga en cuanto a la morfología de la acción, no cabe duda de que el acusado no se ve inesperadamente sorprendido, sino que, en todo momento, pudo ordenar su defensa sin sobresaltos en aras de conseguir la más efectiva tutela de sus derechos a conocer la acusación y a poder defenderse con garantías”.

También dice la STS 62/98 de 23 de enero, “lo relevante a efectos de indefensión es determinar si acerca de la concurrencia del referido ánimo específico se produjo el adecuado debate en el juicio que posibilitase la defensa de los acusados en relación con este elemento subjetivo del tipo”.

En la misma línea, el TC en la Sentencia 225/97 de 15 de diciembre, y en relación al principio acusatorio objeto de análisis, dice que “no existe infracción constitucional si el Juez valora los hechos y los califica de modo distinto a como venían siéndolo, siempre que no se introduzca un elemento o dato nuevo al que la parte o partes, por su lógico desconocimiento, no hubieran podido referirse para contradecirlo en su caso”.

Conclusión

Así pues, lo esencial en relación al principio acusatorio y la condena por delito distinto al recogido en la acusación, es que los hechos sean sustancialmente los mismos y que por lo tanto, sabiendo el acusado los hechos concretos y las circunstancias especificas de los mimos, haya podido defenderse de todos los elementos que en definitiva pueda integrar el tipo delictivo recogido en la sentencia, el cual debe ser por tanto homogéneo al primigenio solicitado por la acusación.

Fuente: TS 246/2011 DE 14 DE ABRIL.



C/Princesa, 3 duplicado Planta 7ª, Oficina 708
28008, Madrid


91 8312118
619388418